¿Qué pensar cuando fallece un ser muy querido?

Esta es la pregunta que todos nos hacemos cuando fallece un ser muy querido y yo te digo que la respuesta a todas tus preguntas y a lo que debes pensar en ese momento es básicamente, lo que sientes en tu corazón!

Es ahí donde se encuentran todas las respuestas a las preguntas que ahora te haces, con relación a esa persona que ya no está, que extrañas con todo tu corazón y que te lleva a cuestionarte si volverás a verla algún día y a preguntarte cuál es la razón real de por qué se fue.

Ya no te preguntes porque tuvo que irse, mejor preguntate para que?
Te aseguro que en tu corazón encontrarás las respuestas a estas preguntas tan difíciles, que van a surgir en medio de tu duelo y en realidad; lo único que necesitas para poder encontrar esas respuestas, es abrir tu mente y aunque suene redundante, también abrir tu corazón.

Si tu crees en el fondo de tu corazón que en el momento que tu fallezcas, a las primeras personas que verás es a tus familiares fallecidos y a las personas que más quisiste en este mundo, así será. Si tu crees que algún familiar que quisiste mucho se niega a irse de tu lado y te proteje, ten por seguro que así es y también, si piensas que cuando lo recuerdas el está cerca de ti, es así.

¿Y entonces que pensar?

Muchas veces las respuestas están en nosotros mismos, pero con este mundo y la humanidad tan material que conocemos nos privamos de sentir todo aquello que desconocemos y que nos asusta o que no entendemos y nos negamos a escuchar esa voz interna que intenta tranquilizarnos y consolarnos y que no es mas que nuestra conexión directa con Dios, Yo creo en Él; pero tu puedes llamarlo como tu prefieras.

Así como hace mucho tiempo muchas personas tuvieron que aceptar que la tierra es redonda, también tendrán que aceptar que la verdad está allí aunque muchos quieran ocultarla y que aunque la sentimos muy adentro de nosotros como algo muy real, preferimos ignorarla.

Yo te digo que no ignores lo que sientes, que creas en lo que te dice tu corazón y que si sientes que volverás a ver a esa persona, muy seguramente será así.

Si sientes que te acompaña es porque es así, si sientes que esta feliz de que tengas sus cosas, es porque es así; si sientes que la recuerdas y ella viene a ti, es porque es así; si no te da miedo cuando la sientes cerca es porque no tiene intención de lastimarte y contrario a eso, lo que hace es protegerte y es así, si sientes que esta feliz, es porque también es así.

¿Está mal que me haga falta o que la extrañe tanto?

Así que ten presente que el hecho de que te haga falta no es malo y por el contrario, es bueno porque la recuerdas con amor y agradecimiento, por el amor que te dio y el tiempo que te regalo; por los momentos que vivieron y por lo recuerdos que ahora tienes de ella.

Muy seguramente desde donde esté te observa, pero sin juzgarte y esperando que tal vez tu entiendas y aprendas algún día el verdadero significado de la vida; que tu paso por este mundo no sea en vano, que des sin esperar nada a cambio, que siembres para cosechar en el futuro tu felicidad, que practiques las cosas que esa persona vino a enseñarte y que su paso por tu vida no haya sido en vano, ni que quede en el olvido.

Mi historia…

En este momento yo también estoy pasando por un duelo… falleció mi tía; una tía alegre y amorosa a la que quise muchísimo y que gracias a Dios tuve la oportunidad de decirle cuanto la quería y demostrárselo con cada palabra mía y cada gesto de amor que tuve hacia ella…

Tal vez por eso no me quedan remordimientos o cargos de conciencia y solo vivo mi duelo hablándote de mi experiencia con la muerte, de un ser muy querido para mi.

Quiero decirte que si estas pasando por un momento similar al mío, creas en lo que te dice tu corazón y si estas cansado de que te digan que «en el cielo tienes un angelito», comiences a creer más en lo que tu sientes y en lo que tu creas sin reprimirtelo, porque esa es la mejor forma de vivir este momento y poderlo superar.

¿Y está bien llorar?

Y por último decirte que esta bien llorar, porque eso te libera y necesitamos sacar todo lo que tenemos adentro, esa es la mejor terapia; no importa si decides hacerlo solo o acompañado, es igual; lo importante es que lo hagas porque eso te ayuda a sanar.

Finalmente pedirles perdón por mi larga ausencia y decirles que este fue uno de los motivos por los que estuve tan alejada, pero aquí estoy nuevamente para continuar hablando con ustedes y desde mi experiencia personal, compartirles lo que yo creo que pueda ayudarlos a sentirse un poco mejor, sabiendo que no están solos y que no son ni los primeros ni los últimos que pasan por esto.

Si quieres decirme algo, hacerme preguntas o expresarme cualquier cosa sobre este artículo, no dudes en escribirme en los comentarios o escribirme a contacto@luisaizquierdo.com aquí estoy para leerte y como siempre te digo: recibe un abrazo de mi parte y continúa brillando; con amor Luisa 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *